domingo, 13 de noviembre de 2011

Monstruos II: Monstruos históricos y legendarios

Grendel: Grendel es un monstruo y uno de los tres antagonistas presentes en el poema épico Beowulf, compuesto alrededor de los años 700-1000 de nuestra era. En el poema, Grendel invade Hérot, la tierra de los daneses, volviéndola inhabitable ya que devoraba humanos sin que nadie se le opusiera. El héroe de los gautas, Beowulf, deja su tierra natal para derrotar al monstruo. El modo de atacar de Grendel consiste en ir secuestrando cada noche a un soldado de Beowulf para devorarlo, hasta que un día el propio Beowulf lo espera en la oscura sala del castillo de Hérot. El guerrero lo termina matando luego de una lucha a mano limpia. Y luego la madre de Grendel vuelve para vengarse, más terrible y poderosa, pero también sucumbe a manos de Beowulf.

El poema muestra algunos rasgos de Grendel:

1-Espantoso, horripilante
2-Perverso proscrito.
3-Moraba en fangales, grutas y charcas desde tiempos remotos.
4-Vivía esta fiera entre gente infernal padeciendo la pena de Dios.
5-Horrible enemigo, privado de goces.
6-Muy fuerte y furioso.
7-Brillo de fuego en sus ojos
8-Tenía garras.
9-Hechizaba las armas de filo y no había arma que le pudiese atravesar.
10-Odiaba la música
11-Grendel fue derrotado en combate tras perder el brazo, al día siguiente Beowulf le cortó la cabeza mientras agonizaba en su cueva bajo el lago.
12-Grendel atacó el castillo del rey danés tras ser inaugurado.
13-Grendel fue expulsado del lugar por un mago antiguamente.
14-Devorador de hombres.
15-En la traducción de Heaney (s. XIV) Grendel es de forma humana, grande y con piel escamada impenetrable con tumores callosos. Algunos estudiosos indican que podía ser un dragón o monstruo bípedo, no necesariamente un humanoide. Otro estudioso indica que Grendel pudo ser un berserker.
16-Comparte su cueva con una hembra monstruosa (su madre).
17-Según Sainero la madre de Grendel secuestra a uno de los guerreros.
18-Se desata en el lago una tormenta tras la muerte de Grendel.

En el poema de Beowulf, para describir a Grendel se describen diversos adjetivos: “Eoten” (gigante), Pyrse (gigante, monstruo, mago o brujo), “Augenga” (solitario), “Sceaduganga” (caminante de las tinieblas), con frecuencia se emplea la terminación “gangan” (ir) o “Ganga” (aparecerse). En el norte de Alemania “Gonger” significa “el que va”. La madre de Grendel es denominada “loba” o “bruja”.

La bestia de Gevaudan: La llamada fiera o bestia de Gevaudan estuvo activa en Francia entre 1764-67. Se le achacaron más de 130 ataques entre los cuales hubo alrededor de 70 muertes. El monstruo resultó muy esquivo y siempre logró evitar las numerosas partidas de caza que se organizaron para capturarlo. A decir de los testigos, las balas rebotaban en su piel.

La fiera era una mezcla de lobo y felino con piel escamada difícil de atravesar con armas comunes. Tenía larga lengua con pinchos (se decía que con ella podía succionar la sangre de las víctimas) y garras, también la describen como lobo deforme y enorme. Unos pocos testigos indicaron que la vieron cruzar ríos a dos patas. Algunas víctimas eran decapitadas o partidas por la mitad. Muchas otras personas quedaron lisiadas. La fiera comía las entrañas de las personas. Atacaba sobre todo a campesinas y niños. La primera víctima fue una niña de 14 años que fue desangrada. A veces atacaba en el mismo a día a varias víctimas separadas 100 km. de distancia.

Los ataques ocurridos en Gévaudan no fueron casos aislados. Un siglo antes, en 1693, ocurrieron ataques similares en Benais, donde hubo cerca de 100 víctimas, la mayoría mujeres y niños. La bestia responsable fue descrita de forma muy similar a la de Gévaudan. Durante los sucesos de Gévaudan fue vista una bestia el 4 de agosto de 1767 en Sarlat, una región con cuevas prehistóricas situada cerca de Gévaudan. Cuatro décadas después, entre 1809 y 1813, hubo más ataques en Vivaris, donde hubo al menos 21 víctimas (niños y adolescentes). Entre 1875 y 1879, hubo más ataques en L'Indre. Todos estos ataques ocurrieron en periodos de 4 años. Existen informes de ataques por parte de criaturas similares hasta 1954.

Chupacabras: Otro caso de ataques que podríamos catalogar de producido por un ser monstruoso (llamado hoy "chupacabras") es la misteriosa mutilación del ganado en diversos países de Sudamérica, sur de Estados Unidos e incluso en España. Al amanecer aparecen docenas de ovejas muertas con una perforación en el cuello, sin una gota de sangre e incluso con vísceras desaparecidas. No hay señales de lucha, es como si se hubiesen quedado literalmente petrificadas mientras eran asesinadas. En ocasiones se han hallado huellas de un gran cánido. También se ha encontrado alguna oveja asesinada en sitio lejano al lugar de los hechos. Otros testigos afirman haber visto extrañas luces por las cuevas de las montañas cerca de los lugares de los ataques.

En otras partes del mundo hay culturas que presentan leyendas con características similares al chupacabras:

Hombre-mosquito: algunos nativos sudamericanos de la selva tropical creen en la existencia del "hombre-mosquito", una criatura mítica de su folclore anterior a los avistamientos del Chupacabras moderno. El "hombre-mosquito" succiona la sangre de animales con su larga nariz, como un gran mosquito.

Piuchén: en Chile, el pueblo Mapuche cree en la existencia del Piuchén; del cual se dice que en algunas ocasiones petrificaría a sus víctimas con su mirada, para luego succionarles la sangre. Se supone que parecería una serpiente de gran tamaño, con alas de murciélago y plumas en su cuerpo, además tendría una cabeza similar a la de un murciélago.

Las comunidades atacameñas, residentes en el Desierto de Atacama, desde tiempos ancestrales ya creían en una gran cantidad de seres con características "tipo chupacabras"; llamadas Achaches, Umpillay, Quilpaná, Zampagibas, Choleles, Gentilares, Pachachos, etc. En las Islas Canarias tenemos el mito del Tibicena, perro monstruoso de ojos rojizos que atacaba a las personas y al ganado. Según la leyenda vivía en profundas cuevas de las montañas.

Mothman: El caso del hombre-polilla (Mothman), visto por multitud de testigos norteamericanos en 1966, parece ser un ejemplo moderno de monstruo: ser horroroso que se apareció en muchas ocasiones a distintos habitantes del pueblo de Point Pleasant (Virginia occidental) durante un año. Todo terminó con la tragedia de la caída de un puente que produjo la muerte de 46 personas. A partir de aquí no volvió a ser visto.

El aspecto físico que se le atribuye a esta hipotética criatura es la de un humanoide de más de 2 m de altura, con grandes alas que se repliegan, cubierto de pelo gris oscuro, con grandes garras en las patas, y con dos grandes ojos rojos y luminosos a los que se atribuyen facultades hipnóticas y paranormales.