lunes, 2 de abril de 2012

El coco


No hay un asustaniños más famoso en la Península Ibérica que el coco. Como mínimo ha sido la entidad que más niños ha aterrorizado desde la Edad Media hasta nuestros días. Sin embargo, como suele ocurrir con estos seres, fueron inicialmente objeto de algún tipo de culto que el cristianismo, la propia sociedad y el tiempo, terminaron por convertirlo en una fantasía ridícula tan solo útil para enderezar a los crios, recuérdese por ejemplo el papu y su relación con la larva. "Coco" es abreviación del latín cuculla (cuculla, especie de capucha), palabra que designaba tanto una capucha como una vestidura (llamada cogulla o casulla) equipada con ella. San Isidoro comenta algo al respecto:



La casulla es un vestido con cuculla; su nombre es un diminutivo de casa, porque como una casa de pequeñas proporciones, cubre a todo el hombre. Del mismo modo cuculla viene a ser como una celda (“cella”) diminuta. Los griegos le dan el nombre de “planeta”, así dicha porque ondulan con aspecto errabundo. Por igual motivo llaman planetas -es decir “errantes”- a ciertas estrellas, porque discurren en su movimiento de una manera errabunda e indecisa.



No menos interesantes son las definiciones que da el DRAE 1729:



Cuculla:



Especie de cobertura de la cabeza que se usaba en lo antiguo. Viene del latino “cucullus”, que significa lo mismo.



Cogulla:



El hábito o ropa que usan los monjes basilios, benitos y bernardos, la cual es muy ancha, y la traen sin ceñir, llena de pliegues, de arriba abajo, con unas mangas muy anchas, que caen en punta, como también la capilla que está pegada al mismo hábito o ropa. Es tomado del latín “cuculla” que significa lo mismo.



Estas definiciones parecen no tener relación alguna con el coco, pero existieron en la Edad Antigua unos genios misteriosos que tenían en común llevar cucullas o cogullas, me refiero a los genii cucullati (genios encucullados). Poco sabemos sobre ellos, tan solo que a menudo se los representaban por trios y que se han encontrado grabados en la zona romanocéltica entre Britania y Panonia. Abajo genii cucullati.




Hasta ahora, el testimonio más antiguo en lengua castellana que se conoce de la palabra "coco" se encuentra en el Cancionero de Antón de Montoro, de 1445. Leemos allí estos versos:



Tanto me dieron de poco / que de puro miedo temo, / como los niños de cuna / que les dicen ¡cata el coco!



Covarrubias, en su Tesoro de la lengua castellana o española (1611), dice del coco:



En el lenguaje de los niños vale figura que causa espanto, y ninguna tanto como las que están a lo escuro o muestran color negro; de Cus, nombre propio de Cam, que reinó en la Etiopía, tierra de los negros.



En las nanas antiguas prima la idea de que el coco se llevará al niño. Pero aquí no queda el asunto, en el norte de Portugal el coco es representado por un dragón. En la villa de Monção, conocida como la tierra del coco (terra da coca), se le llama la "Santa Coca" o "Coca Rabixa". En la fiesta del Corpus Christi, el coco es el dragón que lucha en contra de San Jorge. En Puerto Rico se prefiere la forma “cuco”. En Brasil se llama “cuca”. El coco o cuca es también un gusanillo del que hay diferentes especies, que se cría en varias semillas, frutas y otras cosas comestibles. También es rostro que pone la mona cuando se enfada, gesto que se hacen los enamorados. Coquito es ademán o gesto que se hace al niño para que se ria. Abajo genios encucullados.





El cuco es una oruga de cierta mariposa nocturna; tiene 3-4 cm de largo y los costados vellosos y con pintas blancas. La cuca es una mujer enviciada en el juego. Mala cuca es lo mismo que persona maliciosa y de mal natural, procedente del latín cuculus (cuco, galán, adúltero) . La cúcara mala era un asustaniños de Caliao (Asturias), a la que se describe con los dientes sangrando. Se llamaba cucala al gambutzi (¿algo que ver con bu?) y cuco al coco. La cucala o gambutzi es:



Son intensamente negros, impalpables e imperceptibles; actúan únicamente en la más profunda espesura de la noche y su intensidad espantadora entre niños, e incluso entre mayores, es muy acusada. Se dice que zurra fuerte a cuantos halla por la calle de noche, en especial a los chicos y a las mujeres, a cuyas ropas se agarra con fuerza, resultando laborioso desasirse de ellos. Se los confunde con la propia noche.



La coca es según el DRAE 1729:



Antiguamente significaba lo mismo que cabeza; En algunas partes como es Galicia o la Mancha, llaman así a la que comúnmente se llama tarasca: que es una figura de serpiente, que el día del Corpus con los gigantes sacan en la procesión.



 Actualmente, "gomia" es sinónimo de tarasca. En el siglo XVI, la gomia era descrita como una vieja descabellada, muy negra y fea, con grandes colmillos. Se usaba como espantaniños diciéndoles que vendría a comérselos. Se llama gomia a la persona que come mucho y con voracidad. Gomioso es sinónimo de voraz y ambicioso. La goma es un tumor esférico, de ordinario de origen silfítico. Puede comprobarse la complejidad y variedad del coco, en cierto modo recuerda bastante a las larvas: un ser que se caracteriza por la metamorfosis. Abajo genios encucullados.



El coco parece convertirse en un dragón o monstruo, el último ciclo de esta especie de gusano o larva. Por desgracia nunca sabremos la verdad, pero es evidente que las leyendas de caballeros derrotando dragones o tarascas se han referido desde siempre a la victoria de la civilización sobre el caos, representado por un genius loci (genio de lugar) que se toma a sí mismo como dueño de una zona salvaje. Básicamente el cristianismo acabó con los genios al demonizarlos.



Ya en fechas recientes hay documentados encuentros de personas con supuestos extraterrestres o fantasmas. La descripción de los testigos en los siguientes casos españoles, describen a un ser de unos tres metros, negro y con una especie de cogulla que se mueve con el viento. En algunos casos aparecen tres en lugar de uno.


-Escalante (Cantabria) 1976

-Isla (Cantabria) 1976

-Vegas de Coria (Cáceres) 1983

-Saucedilla (Cáceres) 1984

-Yebra (Guadalajara) 1990


Abajo fantasma visto en Escalante en 1976.