jueves, 5 de abril de 2012

Fantasmas y espantos


Fantasma viene de la raíz bha-1 (brillar, resplandecer) con alargamiento y sufijo bhan-yo de origen griego (brillar, aparecer). Fantasma significa literalmente "visión". En español es conocido desde la primera mitad del s.XIII. En inglés phantasm (conocida desde comienzos del s.XIII). Es vocablo muy genérico que en la práctica incluye a todos las entidades paranormales visibles. Comenta sobre el fantasma el DRAE 1780:



La representación de alguna figura que se aparece, o en sueños, o por flaqueza de la imaginación, o por arte mágica. Dícese también de cualquier figura extraña, y que pone miedo.



 Tanto el duende como el tardo (o pesadillo) y similares son a menudo calificados como fantasmas, debido a su proximidad con los hogares y la tendencia que tienen a dejarse ver. Sin embargo, etimológicamente hablando, hay cuatro nombres que entran claramente en la familia de los fantasmas:



1-Aparecido/Aparición. En inglés apparition (desde 1600), raíz per(d)-1 (producir, procurar), del latín pario (dar a luz, parir), compuesto de ad+parere (hacerse visible). En español "aparición" es conocido desde al menos 1495. En las leyendas españolas se las trata como almas en pena que fallecieron dejando alguna cuenta pendiente en vida y que regresan para tratar de realizarla, apareciéndose a los que tuvieron contacto con ellas en vida o que pueden ayudarles a llevar a cabo lo que pretenden, importunándolos hasta que consiguen su propósito. Realizar estas tareas son importantes para los aparecidos, ya que les impide el descanso eterno. A veces piden misas para acortar su estancia en el purgatorio. También se dan casos en que son portadores de buena fortuna, que se cumplirá siempre que se lleven a cabo las indicaciones de la aparición.



 En realidad "alma en pena" es término específico que designa a aquellas que sufren, mientras que "aparecido/aparición" es genérico y sinónimo de fantasma. El alma en pena siempre que se aparece es una aparición y forma parte de ésta familia, sin embargo no todas las apariciones tienen porqué ser un alma en pena. En las leyendas, "Aparecido" tiende más a referirse al fantasma de un difunto, mientras que "aparición" se usa de un modo más genérico. Es importante saber distinguirlas para que las leyendas no logren confundirnos.  



2-Espectro: De la raíz Spek- (observar), procedente del latín specio (mirar, observar); palabra conocida en castellano desde 1732. Spectrum o spectre en inglés, conocido desde al menos 1610. De nuevo otra palabra genérica que en las leyendas suele aplicarse a los fantasma de los difuntos.



Según el DRAE de 1732:



Visión o imagen que se representa fantásticamente a la vista, que de ordinario se entiende como visión horrible del espíritu diabólico o alguna fantasma o imagen que causa horror.



El DRAE añade un dato interesante: el horror que producen al espectador. En inglés no tiene esta acepción y quizá sea fruto de las leyendas de la época o la asociación etimológica errónea de Covarrubias entre "espanto" y "espectro". 



3-Sombra: Proviene del latín umbra y tiene como raíz Andho- (oculto, oscuro). En inglés shade (desde 1610) y umbra (desde 1590). "Sombra" tiene que ver con el vocabulario poético y recuerda la disolución del cuerpo en el óbito. Llamaban a los necromantes umbrarius (la Iglesia pensaba que eran unos farsantes creadores de prestigios), la palabra aparece ya en el año 643 en la compilación de leyes conocida con el nombre de Edictum Rothari. Umbra, todavía en la Edad Media, incluye cierta categoría de muertos que la interpretación cristiana oculta. Hacia 1050, Papías escribe así: “umbra: almas, simulacros, imágenes, sueños”,



DRAE 1739:



Espectro o fantasma que se percibe como sombra.



En la literatura bíblica y la procedente de Oriente Medio durante la Edad Antigua, designaba al espíritu de los difuntos que vivían bajo tierra. También en la Odisea Homero usa este vocablo para las almas que se aparecían a través de un necromante. Para atraer a la sombra se usaba sangre, de ahí que los necromantes se los llamara umbrarius y emplearan a menudo sangre para conjurarlas. Las sombras eran reticentes a estas evocaciones y preferían que las dejasen descansar.


En la mitología egipcia, la sombra o shuyt era uno de los elementos del ser humano, aunque se le atribuyen ciertas funciones mágicas y una vida posterior a la muerte. Normalmente está vinculada a la tierra, y es que se les aparece a los familiares y amigos (o enemigos) del muerto. Era un doble negativo del individuo, que se representaba como un ser humano de color negro. Se consideró un elemento protector de primer orden.



4-Visión: La visión es una premonición visible que puede ocurrirle a cualquiera. En Galicia se refiere principalmente a la muerte de algún vecino en forma de cortejo fúnebre. A menudo el vidente reconoce a los participantes de la procesión fúnebre. Se considera que son los fantasmas de los que están dormidos en ese momento, o sea, de personas vivas. Los participantes del entierro están totalmente ajenos al mundo exterior, aunque si se les llama por su nombre a alguno de ellos, se da media vuelta y su cara se difumina. Finalmente la premonición se cumple y la marcha fúnebre atraviesa por el mismo lugar donde se presenció la visión con los mismos participantes.



"Pantalla" (en la localidad de Magdalena) es la representación de una persona que aún está viva, también se conoce como "señal". Se creía que los brujos podían enviar su espíritu (el hugr normánico) a cualquier parte del mundo mediante el uso de drogas y encantamientos. La espantallada es uno de los nombres con los que se conoce a los fantasmas en Galicia. La pantaruja es un fantasma asustaniños que se lleva a los niños por la noche que no quieren dormirse, también se llama así a un personaje de carnaval vestido de harapos o al hombre que sale de noche disfrazado con una manta o sábana para evitar ser reconocido.  



En Japón, los seres vivos poseídos por celos extraordinarios o rabia pueden convertir sus espíritus en Ikiryo, un espíritu viviente que puede realizar su deseo mientras está vivo. Tradicionalmente, si alguien tiene mucha envidia hacia otra persona, se cree que una parte de su espíritu puede temporalmente dejar su cuerpo y aparecer ante el objetivo de su odio para maldecir o dañarlo de algún modo, similar a un mal de ojo. También se creía que las almas abandonan el cuerpo cuando éste está extremadamente enfermo o comatoso, estos Ikiryos no son malévolos.


-Espantos: La palabra "espanto" viene del latín expavere (literalmente "pavor que aleja") y designa a todos los fantasmas que producen pánico incontrolable al que los vea, si bien todas las apariciones provocan miedo éstas son las peores de todas. El término "Espanto" es conocido desde al menos la primera mitad del s.XIII, El equivalente inglés al espanto es spook (desde al menos 1801), palabras relacionadas son el sueco spok (espantapájaros), el noruego spjok (spectro) y el danés spøg (chiste). Por otro lado tenemos "espantajo" desde al menos finales del s.XV. Para el DRAE 1780 "espantajo" es:



Sombras y figuras que el espíritu maligno hace aparecer para amedrentar y espantar a las almas. También es el trapo o figura de trapos que se suele poner en los árboles para espantar a los pájaros a fin de que no piquen y coman la fruta, ni las plantas menudas.


Según el DRAE 1925, espanto es el nombre que dan a los fantasmas en Costa Rica, Venezuela, Méjico, Honduras y Colombia. En Galicia llaman espantonia a los fantasmas, mientras que en las Hurdes usan "espanto".